Fotografiar grullas en la Laguna de Gallocanta

Localizaciones - Comentarios -

Fotografia de Grullas en la laguna de Gallocanta

La laguna de Gallocanta es una laguna endorreica situada entre las provincias de Teruel y Zaragoza, se la considera la laguna natural más grande de la Península Ibérica aunque sus dimensiones, es decir, la superficie inundada, fluctúan bastante en función de los ciclos climáticos. Durante los ciclos más húmedos puede alcanzar una longitud de unos 7.5 Km. y una anchura de 2.5 Km. con una profundidad máxima de 2.55 m, mientras que durante las sequias prolongadas puede quedar virtualmente seca. Se trata de una laguna con aguas salobres que no permiten la vida de peces, aunque el nivel de salobridad varía mucho según la cantidad de agua. Sin embargo, si hablamos de aves, la cosa cambia, especialmente importante para aves esteparias y acuáticas, en este lugar es posible observar más de 200 especies entre nidificantes, invernantes y migratorias, que aprovechan la laguna como punto para hacer una escala en su viaje.


Grullas salen al amanecer de la laguna de Gallocanta

Destaca sobre las demás, como especie emblemática, la Grulla (Grus grus). Durante la época de invernada se cuentan por decenas de miles, los individuos de esta especie que se concentran en esta laguna, eligiendo este lugar como un punto estratégico en sus rutas migratorias entre sus cuarteles de cría en el norte de Europa y los de invernada en el Sudoeste peninsular.

Por lo que respecta a la actividad fotográfica, tanto la laguna en si misma como su entorno natural, rural y humano representan una oportunidad que no se puede desperdiciar. Es muy recomendable realizar una visita previa a los centros de visitantes con los que cuenta este espacio natural, en ellos encontraremos información muy util que nos ayudará a conocer el entorno y planificar la visita.

La laguna se encuentra rodeada por sendas y pistas forestales que se pueden recorrer bien a pie o bien con vehículo, siempre respetando al máximo las señales indicativas de cualquier tipo de restricción tanto a caminantes como a vehículos, pues nos encontramos en un entorno natural en el que viven, como ya he dicho, numerosas especies animales que lógicamente recelan de la presencia humana No respetar las indicaciones restrictivas puede suponer un claro perjuicio para estos animales, privándolos de la necesaria tranquilidad que necesitan para llevar a cabo sus actividades diarias, esto podría provocar, a la larga, su desaparición de este entorno.

Ahora voy a centrarme en mi experiencia en la fotografía de las grullas. Es importante recalcar que estas aves solo se encuentran en este espacio en los momentos en los que se produce la migración, es decir, en el periodo que va de Octubre a MarzoLos caminos, pistas y carreteras, nos permitirán movernos alrededor de la Laguna, si tenemos suerte durante nuestro recorrido nos encontraremos con individuos aislados o pequeños grupos de estas aves deambulando y alimentándose por los campos que rodean la laguna. En ese momento podremos fotografiarlas, sobre todo si vamos con vehículo y no nos dejamos ver, pero tanto si vamos a pie como si salimos del vehículo para intentar acercarnos a ellas, podremos comprobar que estas aves solo toleran la presencia humana a cierta distancia antes de salir volando asustadas. Esta distancia suele ser grande, lo cual dificulta mucho poder fotografiarlas con comodidad y nos impide captar el comportamiento habitual que tienen estas aves cuando no son molestadas. Aun así podemos conseguir buenas fotos de estos animales en su entorno, o de los grandes bandos que llegan o se van de la laguna asi como de grupos y animales aislados. Pero tenemos que hacerlo con el máximo respeto y cuidado. Si insistimos en acercarnos mucho, la actividad fotográfica se convierte en una persecución continua entre fotógrafo y aves, pues en el paisaje llano y despejado nunca conseguimos ocultarnos a su aguda vista y, lo que es peor, nos convertimos en una molestia continua para estos animales, cosa que debemos evitar a toda costa. Tambien podremos observar y fotografiar a estos animales y otros, sin provocarles ninguna molestia, desde los distintos observatorios que han sido instalados y habilitados para la observación de la fauna alrededor de la laguna. Son especialmente recomendables para fotografiar la salida y entrada de los bandos, a la laguna, al amanecer y anochecer respectivamente. El acceso a estas infraestructuras es libre.

Otra opción, que yo, personalmente, considero más efectiva son los hides, escondites, casitas o como queramos llamarlos. Se trata de unas pequeñas casetas desde las que podemos fotografiarlas sin producirles ninguna molestia y que nos permitiran fotografiar sus comportamientos sin que se percaten de nuestra presencia. Lógicamente, al tratarse de un espacio natural protegido, el uso de estas instalaciones está regulado y gestionado por un organismo oficial. Si queremos usar estos hides debemos dirigirnos a este organismo y reservar el hide que nos interese, pues hay varios, para la fecha o fechas que nos interesen.


Hide Gallocanta

Vista de una de las casetas para la observación, filmación o toma de fotografías


Una vez hecha la reserva y estudiadas las las condiciones de uso, que debemos respetar escrupulosamente, solo nos queda disfrutar de la jornada fotográfica. Aunque supongo que cualquier persona que decida pasar por esta experiencia será consciente de ello, quisiera recordar que esta laguna se encuentra aproximadamente a 1000 m. de altura, en una zona cuyas bajas temperaturas invernales todos conocemos. Seguramente serán negativas en el momento de entrar en la caseta y, posiblemente, continúen siéndolo durante una buena parte de la jornada. Hay que ir bien abrigado, varias capas térmicas, guantes, gorro, bufanda y todo lo que consideremos necesario para no pasar frio. Tenemos que tener en cuenta que una de las normas más importantes, que no debemos infringir, es la de no abandonar el hide bajo ningún concepto mientras haya luz y por lo tanto tendremos que estar preparados frente a cualquier contingencia.

Helada matinal en Gallocanta

9:00 h. Continúan saliendo grullas, a varios grados bajo cero se puede observar la helada


Las casetas, aunque son más que suficiente para realizar perfectamente nuestra actividad, no son muy espaciosas, en su interior tendremos que desarrollar todas las actividades necesarias a lo largo del día (12 horas más o menos) sin poder salir ni abrir la puerta para nada. Admiten hasta 2 personas. Si llevamos mucho equipo o queremos montar dos trípodes y movernos de uno a otro, mejor una sola persona por casita.

Personalmente uso dos trípodes y dos cuerpos con distintos objetivos, para evitar continuos cambios de objetivos, esto es por que el objetivo sobresale por las ventanas de la caseta y es visible para las aves. Cuanto menos movimiento detecten más desapercibidos pasaremos y menos peligro de que podamos asustarlas con algún movimiento brusco durante los cambios, al tiempo que evitamos que entre suciedad en el sensor.

En uno de los cuerpos uso un 70-200 mm. y en el otro un 400 mm. De esta forma puedo reencuadrar rápidamente para captar cualquier acción rápida, individual o colectiva, con el zoom, mientras que con el 400 mm. puedo captar detalles, aciones o individuos más alejados. También utilizo un 17-40 mm. Este es el sistema que yo utilizo y me funciona bien, aunque cada uno tendrá el suyo propio.


15:20h, La hora del baño

Como todos sabemos, los animales tienen unos hábitos y unas pautas de comportamiento más o menos fijos, que con la experiencia iremos conociendo. Aun así, no son completamente predecibles, es posible que se acerquen a nuestro hide hasta prácticamente asomar la cabeza por la ventana o, por el contrario, que se queden a más de 30 m. durante todo el día. Por ello, debemos contar con el equipo adecuado para afrontar cualquier situación.

Aunque, como ya he dicho, la especie emblemática es la grulla, también tendremos ocasión de observar y fotografiar otras especies.

Grulla y Ánade real

Corneja negra

Ansar careto, no es habitual

Finalmente, a todos aquellos que leáis estas palabras, solo me queda desearos que, si finalmente os decidís a visitar este lugar tan especial, disfrutéis haciendo fotografías como yo he disfrutado.


Enlaces de interés:

Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 1 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior Ver siguiente