Fotografía de Murciélagos

Técnicas - Comentarios -


Los Murciélagos


Los  murciélagos son los únicos mamíferos con la capacidad de volar,  sus hábitos son fundamentalmente nocturnos, la mayoría se orientan y cazan por medio de la ecolocalización. Representan aproximadamente el 20% de las especies de mamíferos, habitan todos los continentes menos la Antártida.  Aunque una proporción muy importante de las especies son insectívoras y frugívoras, algunas se alimentan de pequeños vertebrados o son hematófagas. Su tamaño y peso son muy variables, desde 3 cm.  de longitud y 2 g. de peso, a mas de 1.5 m. y 1.2 Kg.  Aunque son relativamente fáciles de fotografiar cuando se encuentran en reposo, son precisamente sus hábitos nocturnos y la gran velocidad a la que se desplazan lo que dificulta mucho fotografiarlos en plena actividad. En nuestro país contamos con 27 especies diferentes de murciélagos.



Rhinolophus ferrumequinum (Schreber, 1774), Murciélago grande de herradura

f/7.1, 1/250, ISO 200, 6 Flashes



Consideraciones previas antes de fotografiar a estos animales


Los murciélagos son animales muy beneficiosos que necesitan protección por nuestra parte, requieren de sitios adecuados para hibernar, reproducirse o simplemente reposar. Toda actividad fotográfica que podamos realizar con estos animales debe ser profundamente respetuosa con su modo de vida, sus hábitos y también con los lugares donde reposan. No podemos entrar en cuevas u otros lugares donde se puedan encontrar hibernando o reproduciéndose, sin respetar su tranquilidad. Por otro lado,  en nuestro país todas las  especies están protegidas por la ley, además existen algunas especies a las que hay que respetar de manera especial. Si decidimos intentar fotografiarlos, debe de ser en lugares y de forma que nuestra actividad fotográfica afecte lo menos posible a su actividad diaria y durante un periodo de tiempo lo más limitado posible. Ante cualquier evidencia de que nuestra actividad pueda interferir negativamente su actividad o descanso, debemos abandonar. Por otro lado existen colonias concretas, situadas en sitios concretos que por contar o estar formadas por especies vulnerables, o encontrarse dentro de espacios protegidos, requieren de permisos especiales para ser fotografiadas. Debemos informarnos bien de todas las limitaciones que puedan existir en este sentido antes de llevar a cabo nuestra actividad fotográfica en un lugar concreto. 



Rhinolophus ferrumequinum (Schreber, 1774), Murciélago grande de herradura

f/8, 1/250, ISO 200, 3 Flashes




La Técnica


Fotografiar a estos animales en reposo, no supone mucha dificultad, simplemente tenemos que localizar algún individuo o una colonia formada por varios individuos, y realizar las fotografías cuando están posados, o mejor dicho, cuando están colgados y en reposo, pero no serán este tipo de fotos las más atractivas. Son mucho más interesantes las fotografías que muestran a estos animales en plena actividad, volando se entiende, de esta forma podemos apreciar mucho mejor su anatomía que cuando se encuentran colgados descansando.

La principal dificultad que encontraremos a la hora de fotografiar a estos animales es la velocidad a la que se desplazan, algunas especies como el murciélago cola de ratón, alcanzan velocidades punta de hasta 160 Km/h, si tenemos en cuenta que un halcón peregrino en vuelo horizontal, que es el tipo de vuelo de los murciélagos, apenas puede sobrepasar los 100 Km/h (en picados puede sobrepasar los 300 Km/h), nos haremos una idea de la capacidad de vuelo de los murciélagos, son sin duda los animales con mayor velocidad de desplazamiento en vuelo, carrera o natación horizontal del planeta. Por lo tanto, tendremos que recurrir al uso de técnicas de fotografía de alta velocidad, con una barrera de luz y flashes con potencias parciales.

A velocidades tan altas,  tenemos que sumar que su actividad comienza cuando las condiciones  lumínicas no son precisamente favorables, el reto que supone fotografiar a estos animales en vuelo es tremendo, de hecho, es prácticamente imposible conseguir fotografiarlos si no recurrimos al uso de algún tipo de dispositivo electrónico que sea capaz de detectar su paso y disparar la cámara fotográfica y los flashes de forma instantánea.  Yo uso una barrera de luz (infrarroja). Incluso con este tipo de dispositivos tendremos que tener en cuenta que, el retraso entre la detección del paso del animal al cortar el haz de luz infrarroja con su cuerpo, y el disparo de la cámara, de solo unos milisegundos, supondrá que el animal ya no está donde el haz de luz infrarroja, sino una cierta distancia por delante de ésta según su dirección de desplazamiento.



Manos a la obra


Lo primero que tendremos que hacer es localizar una colonia de murciélagos, preferentemente a partir de primavera que es cuando están más activos, no es difícil localizar alguna, sobre todo en construcciones abandonadas en el campo, tienen que ser lugares tranquilos , poco o nada frecuentados por personas y que cuenten con algún rincón oscuro incluso durante el día. Siempre tendremos en cuenta las consideraciones previas que comenté en el apartado anterior. Una vez que la tengamos localizada, tendremos que observar antes de hacer nada, por donde, y a que hora, salen volando a alimentarse a partir de la caída del sol. Cuando hablamos de fotografía de fauna es muy importante conocer lo mejor posible los hábitos diarios de los animales que vamos a fotografiar, los murciélagos tienen sus horarios y si realizamos una observación, discreta, previa de la colonia podremos averiguar la hora a la que empiezan a salir al exterior. Puede que salgan por una ventana, una puerta, un agujero en la pared o un agujero en el tejado, sea cual sea la salida o salidas, tendremos que escoger una para realizar las fotos aprovechando este momento. También tenemos que tener en cuenta que para realizar las fotografías deberemos montar varios flashes con sus respectivos soportes y la cámara en un trípode, por lo tanto el lugar escogido, tiene que permitir realizar todo este montaje, el tejado o una ventana a mucha altura no nos servirían, a no ser que contemos con tiempo y dinero para hacer un montaje tipo National Geographic, una ventana a baja altura o una puerta de entrada serían perfectas.

Una vez localizada la salida que vamos a utilizar, tenemos que tener en cuenta que vamos a usar una barrera de luz infrarroja que emite un haz de luz que el animal tendrá que cortar en el momento de su salida para disparar la cámara y los flashes. Si el punto que hemos escogido es, por ejemplo, una pequeña ventana, un poco más grande que los propios animales con las alas extendidas en vuelo, colocando el haz infrarrojo verticalmente, más o menos en el centro, conseguiremos que la inmensa mayoría de los animales corten el haz de luz con alguna parte de su cuerpo al salir y disparen la cámara. Si se trata de una ventana muy grande, de una puerta o de cualquier otra salida de grandes dimensiones, deberemos tapar de alguna forma una parte de esta, por ejemplo, con unos cartones, para que los animales salgan por un espacio más reducido y de esta forma conseguir que la mayoría corten el haz de luz y disparen la cámara. En el caso de tener que reducir la salida, es importante usar material como cartón u otro material ligero o acolchado para que en el improbable caso que algún animal chocase con el no se lastime. Aunque esto no sería normal, de hecho a mi nunca me ha sucedido, pero siempre tomo esta precaución. Es muy importante no reducir en exceso el espacio que tengan para salir, es mejor que perdamos algunas fotos por haber dejado demasiado espacio, que no hacer ninguna por que nos hemos pasado reduciendo la abertura y los animales no pueden o no se atreven a salir por ella. Además es muy importante que los animales puedan salir con normalidad al exterior para realizar su actividad vital diaria, alimentación, etc. Procuraremos no interferir negativamente en la vida de estos animales, ante el menor indicio de que los estamos molestando debemos desistir.

Como se puede ver, con todo lo que acabo de explicar, la preparación de la sesión fotográfica, con el montaje de todos los elementos necesarios nos  llevará un tiempo. Por lo tanto, debemos comenzar a preparar y montar con bastante antelación a la salida de los animales. Es mejor tener que esperar un buen rato cuando ya lo tengamos todo montado, que ver como comienzan a salir los murciélagos, cuando aún no hemos colocado la cámara o los flashes. Si hemos realizado un control previo de la colonia sabremos con bastante exactitud la hora de comienzo de la salida. Para el montaje de todos los elementos,  barrera de luz infrarroja, cámara y flashes debemos seguir un orden. Primero, reducir la salida colocando cartones u otros elementos acolchados en el caso de que sea necesario. Después sitúo la barrera de luz infrarroja en su posición.  Finalmente sitúo cámara y flashes. También podemos situar algún elemento, que sin dificultar la salida de los murciélagos aporte ambiente a la fotografía, por ejemplo alguna ramita con hojas o frutos que rellenen de alguna manera la foto, o si se trata de una ventana, la propia ventana o la pared. Esto ya dependerá del gusto de cada uno.



Myotis emarginatus (É. Geoffroy, 1806), Murciélago ratonero pardo

f/8, 1/250, ISO 200, 5 Flashes




Posicionamiento y configuración de la barrera


Existen varios tipos de barreras de luz, la que yo uso tiene integrados emisor y receptor del haz de luz en un mismo elemento que se apoya en un reflector  para rebotar de retorno el haz de luz. Las hay que los tienen separados, un elemento es el emisor y otro el receptor. Yo uso la primera porque después de haber probado los dos tipos,  a mi personalmente me resulta más sencilla de colocar y de usar. Pero esto depende de gustos o del uso que se le vaya a dar. Al final de todo os dejo un enlace para que veais como es.

Esta barrera en concreto, cuenta con una rosca con la que podemos fijarla a un trípode para situarla en su posición, bien orientada para que el haz de luz llegue al reflector. Una vez colocada, en un extremo de la línea de luz tendremos este elemento emisor y receptor del haz de luz y en el otro tendremos el reflector  que se encargará de recoger el haz de luz procedente del emisor y de rebotarlo de vuelta  hacia el receptor. Es este haz de luz, el que tendrá que ser interrumpido por el paso de alguna parte del cuerpo del murciélago. Cuando el receptor capta esta interrupción envía una señal que dispara la cámara. En el caso de poder configurarse, debemos de ajustar bien la barrera para que el funcionamiento sea óptimo. Por ejemplo, no es lo mismo usarla para detectar el paso de un insecto, que el de un murciélago que es mucho más grande. La barrera necesita alimentación eléctrica, por lo tanto llevará unas baterías internas o externas, en este último caso conectadas al cuerpo por un cable, además contará con una entrada donde conectar el cable disparador que va hasta la cámara fotográfica.

Debemos realizar el montaje de forma que una vez colocado, el haz de luz y detecte en su trayectoria el paso de cualquier animal, para aprovechar el máximo de pasos posibles. Con los murciélagos creo que lo mejor es colocarlo vertical y en el centro de la abertura de salida.



Rhinolophus ferrumequinum (Schreber, 1774), Murciélago grande de herradura

f/8, 1/250, ISO 200, 5 Flashes



Posicionamiento y configuración de la cámara


Previamente a posicionar la cámara sobre el trípode, tendremos que haber elegido un objetivo con la distancia focal adecuada, en mi caso uso un zoom 70-200mm. Lo prefiero a una focal fija por que es más versátil en el momento de posicionar el conjunto trípode con cámara y reencuadrar la escena. Además con una focal larga, la cámara se puede posicionar alejada de la salida para que no moleste en el montaje de los flashes ni la salida de los murciélagos. Respecto a la configuración de la cámara, suelo usar la máxima velocidad de obturación que me admita el uso de flashes, por ejemplo 1/250s. En realidad, el tiempo de exposición del sensor a la luz, lo determinará la duración del destello de los flashes, que al usarlos con potencias parciales de 1/16 de su potencia o menos, tendrá una duración muy corta, del orden de una fracción de milésimas de segundo, consiguiendo de esta forma congelar el movimiento. La cámara deberá de estar conectada a la barrera con un cable disparador. En cuanto a la abertura del diafragma, suelo usar de f/8 a f/16, que aumentan un poco la profundidad de campo, facilitando el enfoque, y aprovechan al máximo la calidad del objetivo. La sensibilidad me gusta ajustarla entre 100 y 400, según la necesidad. 

Quizá lo más complicado sea ajustar el enfoque. Las indicaciones que voy a dar son siempre suponiendo que situamos la cámara frente al orificio de salida y que los animales al salir, vuelan de cara hacia la cámara. Tendremos que pre-enfocar en el punto donde creamos que estará el murciélago, concretamente sus ojos, en el momento que se dispare la cámara. Usaremos el enfoque en manual para hacer las fotos. Lógicamente en el momento que dispare la cámara, el murciélago se encontrará unos cuantos centímetros más cerca de la cámara que el haz de luz que acaba de atravesar. Para determinar cuantos centímetros más cerca, no hay una regla fija, la distancia a la que finalmente tendremos que pre-enfocar dependerá de la velocidad del animal y del retraso de disparo que tenga nuestra cámara. Por lo tanto, tendremos que realizar unos cuantos disparos de prueba con los primeros murciélagos y rectificar el enfoque, acercándolo o alejándolo según veamos. Por ejemplo, podemos empezar situando el enfoque unos 15 o 20 cms. por delante de la barrera, podemos situar algún objeto en esta distancia y pre-enfocar sobre el. Esperamos que salga el primer murciélago y dispare la cámara, si en esta primera fotografía está enfocada la parte trasera del animal, ya sabemos que debemos ajustar el enfoque unos centímetros más hacia la cámara. Repetimos el procedimiento hasta que consigamos una foto en la que aparezcan enfocados los ojos. A partir de este momento ya no hay que tocar el enfoque que estará puesto en manual. Como todos los murciélagos salen a una velocidad parecida, prácticamente todas las fotografías a partir de este momento estarán correctamente enfocadas.



Posicionamiento y configuración de los flashes


Respecto al número de flashes necesarios y donde situarlos dependerá de la potencia parcial que usemos, y del efecto que queramos conseguir con la iluminación. Yo he usado entre tres y seis, situándolos de diferentes maneras, el montaje final depende, como he dicho del efecto que queramos conseguir y del gusto de cada uno. Si que recomendaría, si es posible, situar un flash a la contra, es decir, dirigido en dirección a la cámara en un ángulo de unos 45 grados, iluminando al murciélago desde arriba y desde detrás. El fondo en este tipo de fotografías suele salir negro o muy oscuro y la coloración del animal también lo es, por lo tanto el relieve del murciélago se confunde con el fondo. Situando un flash a la contra, perfilamos el contorno de su cuerpo para que destaque sobre el fondo. Pero esto, como todo, también depende del gusto de cada uno. Para completar el esquema de iluminación podríamos situar dos más frontales, uno a la derecha y otro a la izquierda en un ángulo de 45 grados.

Para disparar todos los flashes de forma simultánea, podemos usar diferentes formas, mediante cables conectados a la cámara, por simpatía disparando uno en la zapata de la cámara para que su destello active al resto, o mediante un disparador inalámbrico que situaremos en la zapata de la cámara. Yo uso este último método. Si creemos que puede haber interferencias o algún tipo de inhibición de la señal de nuestro disparador inalámbrico, serán más adecuados los otros sistemas. Para mi el más incómodo y limitante es el uso de cables. Siempre configuro la misma potencia parcial en todos los flashes. Si quiero que unos predominen sobre otros, los aproximo más o sitúo varios juntos desde un mismo punto.

Previamente, una vez realizado todo el montaje, tendremos que hacer pruebas para determinar la exposición correcta. Para conseguirla podemos hacer varias cosas. Podemos variar manualmente la potencia de los flashes y también podemos alejarlos o acercarlos según convenga. También podemos jugar con la abertura del diafragma y la sensibilidad. Si queremos que el movimiento quedé totalmente congelado deberemos usar potencias parciales cuanto más pequeñas mejor. 



Myotis emarginatus (É. Geoffroy, 1806), Murciélago ratonero pardo

f/8, 1/250, ISO 200, 5 Flashes



Material


A continuación os dejo unos enlaces con el material que yo uso para este tipo de fotografías, si finalmente decidís probar y para ello adquirir algún material necesario, os ahorrarán tiempo y dinero.

Flashes, los mejores en relación calidad-precio, no fallan, reciclan rápido sobre todo con baterías recargables.  Última versión y anterior.

Disparadores inalámbricos de la misma marca, permiten disparar y configurar los flashes a distancia desde la cámara. Última versión y anterior.

Baterías recargables

Barrera de luz infrarroja




Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 8 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior Ver siguiente