Fotografía de colibríes

Técnicas - Comentario -

LOS COLIBRÍES

Los colibríes son unas pequeñas aves de entre 5.5cm, los más pequeños, y 25cm el más grande. Los más pequeños apenas pesan 2 gramos, por regla general se alimentan de néctar, que les proporciona energía y pequeños insectos o arañas, que les proporcionan proteínas. Se distribuyen por todo el continente americano, desde Alaska a Tierra del fuego, siendo Ecuador la zona con mayor diversidad. Pueden vivir desde nivel del mar hasta los 5000m.


Heliodoxa jacula, Canon EOS 5D (1/25, f5.6, 400ISO), Canon ef 70-200mm. f4+1.4X.

Tienen un metabolismo muy elevado y por ello necesitan gran cantidad de alimento y energía. Son capaces de batir las alas a gran velocidad, entre 80 y 200 veces por segundo. Son unos verdaderos maestros en el vuelo, que parece errático, realizan maniobras de vuelo en cualquier sentido y de forma instantánea de manera que es bastante difícil fotografiarlos en acción. Es bastante más fácil fotografiarlos cuando se encuentran posados sobre alguna rama. Suelen presentar unos coloridos espectaculares, sobre todo, por su carácter brillante y metalizado.


FOTOGRAFIARLOS CON LUZ NATURAL

Como ya he dicho es más fácil fotografiarlos cuando se encuentran posados y descansando pero obtendremos fotografías más interesantes si conseguimos captarlos en plena actividad. Esto, no es fácil, debido sus movimientos rápidos y erráticos. Aunque podremos fotografiarlos cámara en mano si somos perseverantes y pacientes. De esta forma usando la cámara con un objetivo, mejor si es largo, podemos conseguir fotos con un fondo natural. Muchas de ellas las tendremos que desechar, quizá la mayoría, por la dificultad de enfocar y encuadrar correctamente a estos animales que no paran quietos ni un momento. Seguramente, el momento más propicio para fotografiarlos sea el que dedican a alimentarse del néctar de las flores, pues durante este breve espacio de tiempo permanecen relativamente estáticos.


Heliodoxa jacula, Canon EOS 5D (1/60, f6.3, 400ISO), Canon ef 70-200mm. f4.

En este tipo de fotografías en las que no empleamos más que la cámara con su correspondiente objetivo, si el animal se encuentra en pleno vuelo, las alas siempre saldrán movidas. Esto es lógico pues las baten a tal velocidad que es imposible configurar en la cámara una velocidad lo suficientemente rápida como para poder congelar su movimiento. A pesar de esto, las fotos serán una perfecta muestra de este hecho, si lo que queremos con nuestra foto es dotarla de sensación de movimiento y reflejar la gran velocidad a la que baten las alas estos animales.


Heliodoxa jacula, Canon EOS 5D (1/200, f6.3, 400ISO), Canon ef 70-200mm. f4.


FOTOGRAFIARLOS CON FLASHES

Para mejorar los resultados, podemos usar un flash de relleno unido a la cámara, pero si lo que pretendemos es mostrar al animal en pleno vuelo, perfectamente nítido, con el movimiento de sus alas totalmente congelado, tendremos que recurrir al uso de varios flashes. Además tendremos que asegurarnos de que la duración del destello sea lo suficientemente corta como para congelar el movimiento rapidísimo de las alas. Para ello usaremos flashes en los que podamos tener control manual de su potencia, que se puedan disparar a ½, ¼, 1/16, 1/32, 1/64, etc., de su potencia máxima. Cuando disparamos un flash a una potencia parcial de, por ejemplo ½, lo que hará el flash para reducir la cantidad de luz es acortar la duración del destello. Por lo tanto, cuanto más bajemos la potencia del flash, más acortaremos la duración de este destello. De esta forma aunque nuestra cámara admita una velocidad de obturación (tiempo de exposición del sensor a la luz) máxima de 1/200 s. lo que conseguiremos con las potencias parciales es un tiempo de exposición del sensor a la luz igual a la duración del destello del flash, que suele ser del orden de una fracción de milésima de segundo. Deberemos configurar la cámara, es decir, la velocidad, abertura de diafragma y sensibilidad, de forma que iluminando con flashes al animal, este quede expuesto correctamente, pero que al realizar una foto con esta misma configuración y con los flashes desconectados el fotograma quede totalmente negro. Con esto, lo que pretendemos es que la única luz que llegue al sensor de la cámara en el momento de realizar la fotografía sea la que proviene de los flashes y que la luz ambiental no intervenga para nada. Solo de esta forma nos aseguraremos de que el movimiento queda perfectamente congelado.


Elvira crupeiceps, Canon EOS 5D Mark IV (1/200, f6.3, 400ISO), Canon ef 70-200mm. f4 y 5 Flashes Yongnuo YN 560 IV. Potencia: 1/64.

Para obtener buenos resultados es necesario utilizar varios flashes que iluminen tanto al animal como al fondo, todos configurados con la misma potencia parcial. Si no iluminamos el fondo este aparecerá oscuro en la foto y si el fondo es muy luminoso la luz ambiental intervendrá en la foto y no conseguiremos congelar completamente el movimiento. Para evitar esto podemos usar fondos artificiales. Todo este montaje de flashes para iluminar la escena, supone que previamente a realizar la foto tengamos localizado el punto concreto donde vamos a fotografiar al animal y que puede ser por ejemplo una flor a la que acuda regularmente para alimentarse. No son necesarios flashes sofisticados ni carísimos sistemas TTL, con un flash manual barato es suficiente, eso sí, como ya he dicho, tienen que ofrecer la posibilidad de uso de potencias parciales. Respecto a la potencia parcial a utilizar, yo personalmente uso de 1/64 o menor. Repito, no es necesario un flash TTL, una vez elegido el lugar donde se van a realizar las fotografías, determinamos la exposición manualmente, mediante pruebas, variando la potencia parcial, acercando o alejando los flashes, etc. Una vez determinada, ya no la tendremos que variar en toda la sesión, a no ser que decidamos variar el esquema de iluminación. Es aconsejable usar todos los flashes iguales, del mismo modelo y marca, todos configurados con la misma potencia parcial.


Campylopterus hemileucurus, Canon EOS 5D Mark IV (1/200, f6.3, 400ISO), Canon ef 70-200mm. f4 y 5 Flashes Yongnuo YN 560 IV. Potencia: 1/64.

Podemos usar cualquier objetivo para estas fotografías, personalmente uso un 70-200mm., que es un objetivo que me permite reencuadrar rapidamente y que a 200mm., me proporciona una distancia de seguridad para no molestar a los animales y también espacio suficiente para el montaje de los flashes, en ocasiones lo uso con un multiplicador de focal 1.4X. Además un teleobjetivo largo te asegura un desenfoque del fondo que en mi opinión hace la foto más atractiva. Por ello, tambien serian muy adecuados un 300 o un 400mm.


TRUCO

Para conseguir que el colibrí permanezca el máximo de tiempo posible más o menos estático y de esta forma tener más tiempo para disparar fotos con una cierta garantía de éxito, podemos aumentar la cantidad de alimento disponible en la flor que hayamos elegido para fotografiarlo. Esto podemos hacerlo añadiendo unas gotitas de líquido azucarado en la flor con una jeringuilla, con esto conseguiremos algunos segundos extra para hacer las fotos, pues el animal tardará más en agotar el alimento. Pero si hacemos esto, es muy importante tener en cuenta que este alimento que podamos utilizar haya sido elaborado por una persona que conozca exactamente su composición y método de elaboración, NUNCA DEBEMOS HACERLO NOSOTROS MISMOS CON RECETAS SACADAS DE INTERNET, solamente de esta forma nos aseguraremos de que no hacemos ningún mal a estos animales.

Compartir 
Lourdes
¡Wow! Me encantaron tus fotos. Gracias por el tip de la comida.

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + 2 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior